La OMS alerta que 2,4 millones de españoles sufrió una depresión en 2015

Las cifras de la depresión hablan por sí mismas. Actualmente, se estima que una de cada seis personas en el mundo ha padecido, padece o padecerá una depresión. Si tomamos un mapa y hacemos zoom para observar cada vez más de cerca nuestra realidad, la imagen que nos devuelve habla en los mismos términos.

Globalmente, este trastorno afectó en 2015 a más de 322 millones de personas, lo que equivale al 4,4 % de la población mundial. En Europa, el 86% de personas con depresión están en edad de trabajar (16-65) y en la ampliación máxima, un total de 2.408.700 de personas en España sufría esta afectación del ámbito de la salud mental. Una cifra que representa el 5,2 % de la población actual.

Los datos aportados pertenecen a un estudio publicado recientemente en la revista de la Sociedad Española de Psicología ('Informe para un mejor abordaje de la depresión en el ámbito del trabajo'), con la colaboración de Lundbeck y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que este año ha decidido dedicar el Día Mundial de la Salud (7 de abril) a esta problemática en crecimiento constante. En la última década, de 2005 a 2015, el aumento de la prevalencia de la depresión se cifró en un 18,4 %.

 

Del absentismo al presentismo

Según el citado estudio en España, sólo la crisis desbancó a la depresión como la primera causa de baja laboral. La diferencia más notable durante la etapa de recesión en la que entró España en 2007 fue que, como consecuencia de esa situación se pasó del absentismo laboral al presentismo. Por temor a un despido y a verse abocadas a engrosar las listas de paradas de larga duración, las personas aquejadas de una depresión optaron por seguir acudiendo a su puesto de trabajo pese a la dificultad de rendir de igual manera

Esta falta de productividad es una de las causas de los elevados costes económicos de esa esta enfermedad. En la Unión Europea, se calcula que los costes totales de los trastornos mentales suponen el 3 y el 4% del PIB, mientras que la depresión por sí sola constituye el 1% del PIB. Así se recoge en el estudio.

Obstáculos para acceder a tratamientos

A pesar de la existencia de intervenciones eficaces para el tratamiento de la depresión, según la OMS "más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en muchos países) no los recibe". Entre los obstáculos que cita el organismo cabe se cuentan:

  • falta de recursos y de personal sanitario capacitados
  • estigmatización de los trastornos mentales
  • evaluación clínica inexacta